ánodos de magnesio

La degradación que sufren los metales al interactuar con otros elementos del ambiente que los rodea recibe el nombre de corrosión galvánica. Para evitarla, se utilizan diferentes fórmulas de protección, como los ánodos de magnesio. Pero, ¿qué elementos intervienen en el proceso de corrosión galvánica y cómo puede reducirse?  

Seguro que ya has oído hablar de los ánodos de magnesio (también conocidos como ánodos de sacrificio o de protección catódica). Estos elementos se acoplan a las estructuras metálicas que, en contacto permanente con la humedad y el agua, se deterioran en favor de estas. Y es que los ánodos de protección son una solución de amplio espectro que evita el desgaste de las piezas tanto en entornos industriales (para buques o estructuras pesqueras) como domésticos (calderas, termos, calentadores…)

Y del mismo modo que en otras entradas hemos estudiado cómo funcionan los ánodos como protectores de estructuras pesadas como es el casco de un buque, para el que se suelen utilizar aleaciones de zinc y aluminio, en esta ocasión vamos a detallar cómo trabajan los ánodos de magnesio en los termos eléctricos.

La protección catódica hace referencia al conjunto de tecnologías que se emplean para controlar la corrosión galvánica en superficies metálicas con la conversión de esa superficie en el cátodo de una celda electroquímica. En este nuevo post de Arkale Técnico-Comercial vemos más sobre el tema.

¿Conoces ya la función de los ánodos de magnesio? Nosotros te la explicamos. Tienen una aplicación fundamental al trabajar con todo tipo de estructuras metálicas, siempre y cuando estas entran en contacto con agua. Estos materiales son indispensables para evitar la corrosión del metal, al cual protegen. Gracias a esta función tan importante,...

Quizás hayas escuchado, o sufrido en persona, que los termos eléctricos se estropean y pierden agua en pocos años. ¿Sabes cómo puedes prolongar la vida útil y en buen estado de tu caldera o termo eléctrico? La solución pasa por realizar un correcto mantenimiento del aparato y, en concreto, de una pieza fundamental: los ánodos de magnesio. También conocidos como ánodos de sacrificio, su revisión anual nos ahorrará problemas y mejorará el rendimiento del aparato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies